Embotar bonito, su pequeña historia.

Muga
Muga
Todos los años nos reunimos unos cuantos para embotar bonito.
La historia comienza aquí, con la llegada de los barcos llenos de bonitos.
Este año la pesca ha sido bastante mala y casi nos quedamos sin embotar el bonito.
A finales de Septiembre y cuando ya la temporada de pesca tocaba a su fin, los barcos consiguieron venir repletos de bonitos, con lo cual su precio es más asequible, sobre todo cuando se trata de embotar.
El precio en la venta o en la lonja ese día estaba a 3,30 euros el kilo, con lo cual se podía comprar.
Un conocido nuestro que trabaja allí, nos avisa cuando llega el bonito a buen precio.
Una vez que nos da el toque, toca organizarnos.
Es decir, a todo correr a coger los bonitos, comprar los botes, aceite, sal y trapos.
Luego guardamos los bonitos en una nevera y a esperar a la tarde o como mucho al día siguiente, para poder empezar a embotar el bonito.
Este año cogimos 34 kgs. de bonito, una cantidad suficiente, para tener bonito para todo el año.
El embotar el atún lo hacemos en un caserío de la familia del cuñado, a 40 minutos de casa y en un sitio espectacular, donde como podéis ver en la foto, transmite mucha tranquilidad y sus vistas son maravillosas.
El peor trabajo de embotar bonito, es limpiar y cortar los bonitos.
Ya que estos sueltan mucha sangre y es un poquito desagradable, al tratarse como en este caso de bonitos que el más grande pesaba 14 Kilos y por eso no es muy manejable.
La forma de embotarlo es la siguiente:
Una vez limpios y cortados los bonitos en rodajas, rodajas más o menos del tamaño de los tarros.
Se preparan las cacerolas llenas de agua, con abundante sal.
Una de los trucos, para que no te quede el bonito soso, es echarle una patata mediana y cuando rompa a hervir, la patata tiene que estar por la mitad de la cacerola flotando, entonces así ya sabes que no te va a quedar soso.
Introducimos todos los trozos de bonitos en la cazuela y los dejamos hirviendo unos 20m. más o menos.
Luego los sacamos y los ponemos en una mesa llena de trapos, para que se vayan secando y absorban todo el agua.
Así los dejamos hasta el día siguiente.
Por otro lado, los botes también los hervimos y así evitamos que tengan alguna bacteria, las tapas no, porque se pueden abombar y podríamos echar a perder el bonito.
Al día siguiente empezamos a limpiar la piel de los bonitos, a quitarle la espina y seguidamente los empezamos a introducir en los botes.
Una vez introducido el bonito en los botes, los llenamos de aceite.
Operación que habrá que hacer varias veces, ya que el bonito absorbe el aceite y tienen que quedar totalmente cubiertos de aceite.
Luego se cierran los tarros y seguidamente los ponemos a hervir durante unos 40m., no menos tiempo.
Luego se espera unos tres meses y el bonito ya está listo para comer.
Su sabor es riquísimo y nada tiene que ver, con el bonito que compramos en los super.
El aceite a utilizar de girasol o de oliva, pero con 0,4% de acidez.
El de más acidez, mata el sabor del bonito.













Mmonchi
Mmonchi
¡Qué bueno! Todavía me acuerdo del sabor de los bonitos embotados que traía un compañero de piso, no se parece en nada al de lata.

Supongo que cuando hervís los botes cerrados, lo hacéis al baño María, ¿no?
salamandra
salamandra
Este es uno de los hilos más bonitos y entrañables que he leído desde que ando por estos lares.

Yo también preparo conservas de bonito. Aunque en mi casa la conserva estrella son las "xoubas ó fume", que son sardinas pequeñas salpresas, ahumadas con laurel y luego envasadas en aceite de oliva.
Están de vicio y como no las hay a la venta, la única manera de tenerlas es haciéndolas uno mismo.

Lo dicho, precioso hilo.
Muga
Muga
Si, jajaja.
Se me había pasado poner eso.
Gracias Mmonchi.
Un saludo. Wink
Muga
Muga
salamandra
Este es uno de los hilos más bonitos y entrañables que he leído desde que ando por estos lares.

Yo también preparo conservas de bonito. Aunque en mi casa la conserva estrella son las "xoubas ó fume", que son sardinas pequeñas salpresas, ahumadas con laurel y luego envasadas en aceite de oliva.
Están de vicio y como no las hay a la venta, la única manera de tenerlas es haciéndolas uno mismo.

Lo dicho, precioso hilo.

Pues muchas gracias Salamandra. Surprisedops:
Un día si quieres y con tiempo te animo a que nos cuentes como embotáis las sardinas.
Un saludo.
Astrom
Astrom
Una tradición que en casa viví desde pequeño.

Me trae gratos recuerdos, muchas gracias por las fotos Muga.
salamandra
salamandra
Muga te lo explico, sin problema.

Hay que conseguir sardinillas de unos 15-17 cm de longitud.
Se les quita la tripita haciéndole un agujerito y quitando por ahí todo.
Luego se meten en salmuera (5 litros de agua por unos dos kilos de sal) durante un par de horas.

Se escurren y se ensartan por los ojos en alambres. Se cuelgan encima de una chimenea en la que se habrá hecho unas brasas con laurel verde. Tienen que soltar bastante humo, por eso se usa laurel fresco.

Se tienen unas tres horas vigilando que no dejen de ahumar las brasas. Normalmente hay que añadir laurel varias veces.

Una vez ahumadas ya se pueden consumir o envasar.

Para comerlas, se pasan por la sartén, vuelta y vuelta, con una gotita de aceite. Y se sirven encima de una base de aros de cebolla fresca.
salamandra
salamandra
Sigue....

Si quieres envasarlas, se meten en frascos esterelizados (como para el bonito) y se van rellenando de aceite de oliva, dándoles unos golpecitos para que salga el posible aire que pueda quedar. Se rellena bien y se ponen en baño maría durante 40 minutos.

El domingo nos comimos unas envasadas en noviembre del 2004 y estaban estupendas.
Haya
Haya
Joer Muga, si pareces el capitán pescanova, entre bonitos y fogones. Bonito hilo y siempre se aprende algo, sobre todo cuando se nota que te lo has trabajado a fondo, lo del bonito digo.

Innocent.png
Muga
Muga
Pues si Astrom, a mi también me trae recuerdos del pasado y gratos por cierto, como bien dices.
Gracias Salamandra, me la apunto y si alguna vez se da la ocasión, intentaré hacer la receta, porque tiene buena pinta.
Haya, pues si, un trabajo duro de un fin de semana, pero también bonito, porque nos juntamos unos cuantos y pasamos un rato agradable.
Saludos.